TANGO Reporter - Nota de Tapa - Nov. / Diciembre 2018

Tapa libro
"El Tango desde Sunset Blvd." Nuevo libro de Carlos G. Groppa, subtitulado "Hollywood, la música de Bueos Aires... y un poco de jazz". Contiene 18 relatos insólitos sobre bailarines, actores, escritores y músicos de tango y jazz que se mezclaron para interpretar la música porteña.
Para más información cliquear aquí.


Tapa 167

Adquiera la colección completa de TANGO Reporter. Una verdadera enciclopedia del Tango.

Biografías, entrevistas, anécdotas, letras de tango. comentarios de discos, y mucho más, escritos por las mejores plumas del tango actual.

Quedan muy pocas colecciones. Adquiérala antes que se agote

Para más información haga click aqui.

Tango Reporter, 8033 Sunset Blvd., #704, Los Angeles, CA 90046, USA
Para más información, envie un e-mail

No se pierda otras Notas de Tapa sobre Robert Duvall, Jose Luis Borges, Julio Cortazar, Astor Piazzolla, Rodolfo Valentino, Carlos Gardel y otras personaliades tanto argentinas como internacionales ligadas al Tango.


Tapa libro

The TANGO in the United States (en inglés) por Carlos G. Groppa. La historia del Tango en los EE.UU. desde sus antecedentes en Argentina, Paris y Londres hasta la actualidad. Cubriendo bailarines, músicos y cantantes, hay capítulos dedicados a Fresedo, Cobián, Canaro, Gardel, Piazzolla y otras grandes figuras del tango argentino que actuaron durante largas temporadas en los EE.UU. Solicitelo en librerias o en amazon.com,

Tapa 226TANGO Reporter
Roberto Firpo, Pianista , director y compositor Por Tino Diez
El amanecer musical de Roberto Firpo, coincidió con la adolescencia del tango. El crecimiento en la aceptación popular y en el nivel de calidad fueron senderos comunes. Roberto Firpo puede reclamar, con justicia, un lugar en el podio de los creadores del tango.
* CARNET DE IDENTIDAD - Todos sabemos es el autor de un tango que es como su documento de identidad y que está indisolublemente asociado a su nombre. Alma de bohemio, con letra de Juan A. Caruso. Si Firpo no hubiera hecho más en su vida, igual rango ocuparía hoy Y hasta creemos que el recuerdo aquella brillante página ensombrece a las demás que compuso; aisladamente tiene cada una de ellas innegables valores, pero la comparación inevitable surge y apaga a las otras. De lo que inferimos que Firpo tuvo la desgracia de crear una cosa insuperable, de algo tan grande, que jamás pudo hacer llegar otra hasta aquel nivel. Por todo eso para su gloria le basta y el sobra Alma de bohemio.
* SU INFANCIA Y "LOS LARGOS"… - Firpo nace en Las Flores, provincia de Buenos Aires (10 de mayo de 1884) y contando pocos años de edad inicia una lucha por la vida en el almacén de sus padres. Dice Enrique Cadícamo: "Se hallaba en la edad en que los adolescentes comienzan a experimentar los primeros escozores que más tarde se convierte en ingenuos escarceos amorosos. Las muchachas de la vecindad se sentían atraídas por la simpatía que irradiaba el rostro de este galán de pantalones cortos". Y continúa: "Roberto no dejaba de advertir los estragos que producía entre las mismas" y le molestaba tanto su tarea de repartidor como sus pantalones cortos. Y se lo plantea a su padre insinuando la idea de irse a vivir sólo. "Finalmente, el padre queda convencido que no existe otro remedio que el de comprarle un traje de pantalones largos y ponerle en sus bolsillos algún dinero". Apenas un tiempo después del colegio, lo suficiente como para poder servirles en el negocio. La experiencia resulta negativa y entonces se emplea en un almacén que había en Santa Fe y Callao. Así, de una casa a otra, hasta los catorce años, en que va a la Estancia Nacional de Casimiro Gómez, como fichador de las esquilas. Después de los 17 años ingresa a una fábrica de calzados, cuando llegaron las primeras máquinas al país. A los 19 entra en la fundición Vasena, manejando el "pescante eléctrico" y poco tiempo después abandona el oficio para convertirse en repartidor de leche.
* A LA CALLE MÚSICO Y PIANO - Todavía no ha conseguido ni un sólo instrumento y siente pasión por la música. En la imposibilidad de comprar uno, "fabrica" el mismo un piano con botellas que afinaba echándole agua. Allí ejecuta las primeras notas, pero en esa tarea lo sorprende un día el patrón, y músico y "piano" van a la calle… Otros oficios por los que pasó fueron pintor de brocha gorda, repartidor de leche, albañil y empleado de comercio.
* PIANO PRESTADO Y PIANO PROPIO - Se va entonces a Ingeniero White, de apuntador de muelle. De noche frecuenta un cafetín (NR ese bar estaba ubicado en la avenida empedrada Guillermo Torres al 4000) y se pasa las horas oyendo tocar el piano del local. Y con un permiso del patrón, en los momentos que no hay nadie, aprende a ejecutar. La condición con el dueño era que lo hiciera en los momentos que no había nadie; "no era cuestión de espantar a la clientela. Firpo progresa aceleradamente en su manejo del teclado, tanto que el patrón del local propone contratarlo. Se ahorra unos pesos, y cuando llega a Buenos Aires, lo primero que hace es comprarse un piano -doscientos pesos, asegura Firpo- me costó el día más feliz de mi vida".
* ACTITUDES SOCIALES INDECOROSAS - En Ingeniero White integra el grupo de socios fundadores de la Asociación Recreativa, Coral y Musical "La Siempre Verde" y participa activamente en los albores de esa entidad centenaria, hasta que un hecho fortuito - y a la distancia, hasta risueño -provoca que sea expulsado de esa asociación cultural. Es que Firpo vivía en una habitación cercana a la entidad y cierto día, habiendo lavado su ropa interior, la cuelga para su secado en la reja que cerraba una de las ventanas. Este proceder fue considerado impropio de un componente de una sociedad, lesionando principios morales, con una conducta inapropiada.
* EL MAESTRO DE PIANO - Toma por profesor a (Alfredo Antonio) Bevilacqua, el gran autor de la "Guardia vieja" a quien le debe todo lo que hoy sabe. Es en aquella época cuando compone sus primeros tangos, mientras tocaba en lo de Hansen, en un trío que formaban Juan Carlos Bazán al clarinete, Francisco Postiglione al violín y él al piano... Sus composiciones fueron La Chola, El compinche y la Gaucha Manuela, en el año 1907, y que tuvieron relativo éxito, ya que sólo la segunda llegó a conocerse.
* TANGOS QUE EL OLVIDO SE LLEVÓ - Como puede inferirse por la fecha citada, Firpo es de los primeros que introduce el piano a las "Típicas". La novedad del instrumento y la calidad de la orquesta, acrecienta su fama. El trío, de gran aceptación, se ve obligado a hacer improvisaciones que bautiza con nombres rarísimos. "Y salían tan bien -dice Firpo-, que recuerdo que una señora llamada Suficit, muy conocida entonces, nos solía regalar cincuenta pesos de vez en cuando por las ejecuciones. Una de ellas salió tan bonita que, a los pocos días, nos pidió que la repitiéramos. Calculen que eso era imposible. ¡Qué nos íbamos a acordar de lo que improvisáramos varios días atrás, con un nombre inventado que ni sabíamos cuál era! Se nos enojó la "mecenas", y no volvió más, atribuyendo a terquedad nuestra el no poderle dar el gusto…". En esos tiempos - como para medir en términos de moneda la anécdota - la orquesta cobraba por noche ¡Tres Pesos! ¡Uno para cada uno! Con derecho a pasar el platito entre los concurrentes…
* GANANDO EL DOBLE - Tres eran los centros de diversión, en ese tiempo. Se encontraban muy cerca uno de otro. Eran El Velódromo, El Tambito y Hansen. Para llegar al Velódromo, había que pasar por frente a lo de Hansen. Ni a los músicos ni a los dueños de Hansen les caía en gracia que lo coches pasaran de largo hacia la otra milonga. Entonces cuando ocurría, Juan Carlos Bazán les hacía una llamada con el clarinete. Así les iban quitando clientes al otro negocio. La llamada se hizo tan popular que con el tiempo Bazán compuso un tango La chiflada, donde incluyó ese llamado de su clarinete... La gente de Hansen, con la sangre en ojo, redobló la apuesta y contrató al trío pagándole ¡Dos pesos por noche, a cada uno!
* EL ESTILO FIRPO - Roberto Firpo ya era una figura de nuestra música. Actúa en teatros y varietés, salones nocturnos y cabarets: el Armenonville, L'abbaye, El Tambito, Porteño, Majestic, Soleil, Casino. Palais de Glace, etc. En el Armenonville, en 1913 estrena tres tangos en una noche.Sentimiento criollo, La marejada y De pura cepa, éxitos con los que cimenta su fama. El estilo Firpo. Va ganando adeptos, entre ellos las simpatías de Villoldo. El autor de El choclo que en esa época acaparaba toda la producción, y se interesa por él, ayudándolo a escalar el sendero exitoso. En 1914 compone Alma de bohemio para una obra que, con el mismo título, estrena Florencio Parravicini. El público lo recibe con cariño y su autor se gana la ovación. Desde ese momento Firpo se gana un lugar en la nómina de calificados compositores populares argentinos.
* EL DISCO NO, PERO SI - Gestiona la grabación de discos con la Casa Odeón, pero el sello se opone a la inclusión del piano, exigiendo que se siguiera utilizando la guitarra. No obstante le permiten hacer una prueba. Las grabaciones son alevosamente arrumbadas, hasta que los discos son descubiertos por un cliente que escucha uno por casualidad. Y se produce el reclamo de personas que enterados de la novedad, lo solicitan. La firma "abre los ojos" y los llaman para grabar nuevamente. Ofreciéndole un contrato de exclusividad por diez años, por lo que cobran un cifra cercana a los ¡Ochocientos mil pesos! La cotización de la orquesta está en alza y comienzan a actuar en los principales escenarios porteños. De su cosecha además de los nombrados, son de su autoría más de 200 temas (entre ellos los citados y El amanecer, Fuegos artificiales, Argañaraz, etc.)
* GANADERO QUE FUE - Dice Roberto Firpo: "Con el dinero que recibí por las grabaciones me sentí ganadero. Todo lo que tenía lo invertí en hacienda. En un año solamente llegué a ganarme un millón y medio de pesos…Calculen si podría acordarme de escribir música… Después vino aquella tristemente célebre crecida del Paraná que diezmó mi hacienda; quise resarcirme de tanta pérdida y tenté suerte en la bolsa. Allí perdí todo lo que me quedaba. Tuve que volver al trabajo de antes, formé mi orquesta y empecé de nuevo. Tal es el motivo del porque estuve tanto tiempo sin componer. Lo primero que hice fue Honda tristeza, Significativo, ¿no? Aunque habían pasado 16 años de ausencia la vuelta fue auspiciosa. La radio divulgaba sus temas y volvía a ser aplaudido. Su siguiente tango fue en colaboración con Venancio Juan Clauso. Se tituló La cachetada.
* SIN ALGÚN KNOCK.OUT, LA NOCHE NO ERA COMPLETA - En el período entre la infancia y la adolescencia del tango, cuando casi era enteramente musical, no se concebía una noche de milonga sin alguna trifulca, ya que las patotas eran instituciones en esas reuniones. Cualquier motivo, una copa que se derramaba, un insignificante roce, un empujón voluntario o no o simplemente una mirada, curiosa o aviesa, eran motivo, para que volaran mesas y sillas, un "seis luces" reflejaran las luces en el aire; algún cuchillo dibujara arabescos en el aire cerca de una mejilla o se produjeran varios knock out, sin árbitro que contara los diez segundos. En ese escenario donde, un grupo pedía un tema y, simplemente para provocar, otro exigía uno distinto, se encontró Roberto Firpo a menudo. Y muchas veces, también, el piano fue refugio de algún músico en retirada. Ernesto Zambonini, era cabeza de un reclamo, prepeando para que la orquesta, tocara determinado tema. -"Va después, ahora hay un pedido…" -contestó el director a Zambonini. -"¡Lo vas a tocar inmediatamente…!" -exigió Zambonini. -"¡No puede ser...! -replicó Firpo. Un cuchillo apareció en la mano del cabeza de patota y en un santiamén dejó un trazo carmín en el cuello del músico… La reacción no se hizo esperar y Roberto Firpo sacó un revólver y disparó sobre la humanidad de Zambonini, hiriéndolo en una pierna. El episodio tuvo dos consecuencias. A partir de entonces al autor del tango La calvada, se lo conoció como el Rengo Zambonini. Roberto Firpo por su parte, dicen, que mientras lo estaban curando del intento de degollamiento, pergeñaba las notas del tango El bisturí.
* GRABACIONES - Sus grabaciones superaron los tres mil temas en los sellos, la mayoría con su orquesta y otros con el cuarteto: Odeón, ERA, Atanta, Columbia.
* LA CUMPARSITA - En 1917 Firpo fue invitado con su orquesta para actuar en el café La Giralda (18 de Julio y Andes), propiedad de los hermanos Pedro y Julio Soto y Hermosilla. En un momento de su actuación, llega a Firpo un señor que dice llamarse Armando Mattos, con varias hojas donde estaba escrita una partitura musical. Le muestra al músico los dibujos de los "monos en el alambrado", explicando: -"A ver, Firpo, que le parece este tango, lo hizo mi sobrino". Firpo, lo lee, los estudia unos instantes y le asegura al visitante: -"Tiene algunos errores técnicos, pero no es malo". Pocas noches después en el pizarrón de La Giralda se anuncia: "Hoy La cumparsita, tango del uruguayo Hernán Mattos Rodríguez". El autor llega como todas las noches para escuchar al maestro Firpo. Se sorprende y sin sentarse, les deja una mirada a los compañeros habituales de mesa, como diciendo "A mí me van a enganchar con esta jugarreta" y gira sobre su zapatos y se retira. Pensó que era una broma de su barra, para tomarle el pelo. Es decir no asistió al estreno en público, de su tango. Otra versión atribuida a Firpo, da cuenta que: "En 1916 yo actuaba en el café La Giralda de Montevideo, cuando un día llegó un señor acompañado de unos quince muchachos -todos estudiantes- para decirme que traían una marchita y querían que yo la arreglara porque pensaban que allí había un tango. La querían para la noche, porque la necesitaba un muchacho llamado Matos Rodríguez. A la noche lo toqué con "Bachicha" Deambroggio y Tito Roccatagliatta. Fue una apoteosis. A Matos Rodríguez lo pasearon en andas. Pero el tango se olvidó, su gran éxito comenzó cuando le adosaron la letra de Enrique Maroni y Pascual Contursi". Alguien recuerda que Firpo mucho tiempo después comentaría: -"¿Quién nos iba a decir que estábamos estrenando un tango que sería universal?". Lo llamativo de esta importante intervención de Roberto Firpo, para que La cumparsita fuera definitivamente el tango universal, no figure su nombre con co-autor de la música. Se sabe que además de adecuar los errores técnicos que presentaba, Firpo agregó una parte de sus tangos La Gaucha Manuela y Curda completa y un tramo de la ópera "Miserere", de Giuseppe Verdi, que se incorporaron definitivamente a su pentagrama. Sabemos que hubo un largo litigio por los derechos de autor, cuya determinación excedió a la vida de Matos Rodríguez y sólo pudieron un fallo judicial sus herederos. Pero de la misma manera que Maroni y Contursi, participaron de los derechos de autor de la letra, se nos ocurre que Roberto Firpo, se equivocó, al no incluir su nombre en el esta obra como compositor, lo que seguramente incidió en la resolución última. Algunos de sus historiadores dicen que muchas veces manifestó su arrepentimiento, visto la fama que alcanzó en todo el mundo y, por consiguiente, las abultadas cifras que acopiaron los derechos de autor.
* EL AMANECER - El primer ejemplo de música descriptiva en el género. (Roberto Selles y Néstor Pinsón). Según cuenta Roberto Firpo en el libro de "Así nacieron los tangos", escrito por Francisco García Jiménez: "Fue un tango que germinó y se completó en mi mente muchos antes que el público lo conociese con un título cierto. Lo tocaba, de tanto en tanto, en solo de piano, en tiempos de café concierto de La Boca, por Suárez y Necochea. (…) La música, informal aun, era eso: El amanecer, el despertar de la ciudad industriosa que yo, como músico de la noche placentera, conocía, a la inversa, regresando al descanso y al sueño. "Yo volvía desde La Boca a mi piecita de la calle Rioja, en el tranvía eléctrico Nro 43, llamado El Imperial, por su piso alto con bancos largos. Allí arriba, tenía a esa hora un cartelito de ‘Obreros', el boleto era de cinco guitas y los laburantes, felices, canturreando, viajaban a sus andamios o a sus fábricas. Abajo, con boleto de diez, los calaveras, mal sabor en la boca, demacrados, bostezando junto con nosotros que les habíamos animado la noche, se encaraban con sus vidas vacías en la vuelta de la farra. Quise apresar en mi melodía lo uno y lo otro….pero caminando… podían más…la sinfonía auroral de los pajaritos en los árboles y el primer martilleo de las herramientas del trabajo. Fue la parte más lograda, al principio. Después, agregué a esos trinos claros y notas vivas el bordón grave, para reflejar el dolor mañanero que sobreviene al placer de los noctámbulos".
* PRIMERA GRABACION DE AL AMANECER - Firpo ya había completado El amanecer y se lo llevó al violonchelista, pianista, trombonista, director y compositor Salvador Merico, quien secundaba al maestro Gaetano D'Alo que allí tocaba con su orquesta. Merico supo, al decir de Firpo, "supo apreciar el encanto sencillo de la composición y lo orquestó en una amplia partitura para la banda del Parque"1 que lo estrenó obteniendo el beneplácito del público. En la primera grabación de este tango, para el sello ERA, Firpo no intervino con el piano y en la etiqueta del disco la pieza -probablemente por error- figura como Al Amanecer. Recién en el segundo registro, para el sello Odeón, incluyó el canto de los pájaros imitados por los violines. Una curiosidad, es que entre las muchas versiones de este tango, rivalizando el virtuosismo de los violines, el bandoneonista, director, arreglador y compositor platense Hugo Marozzi, radicado en Bahía Blanca, le agregó a los gorjeos matinales acostumbrados el mugido de una vaca, a la hora del ordeñe.
* FUEGOS ARTIFICIALES - El uso de la pirotecnia estaba prohibido. Pero a pesar de eso, y como todos los años, anteriores y posteriores, al llegar el fin del año 1913, la noche de Buenos Aires, se poblaba de estridencias y de pinturas fugaces dibujadas entre las estrellas del cielo porteño. El cuarteto de Roberto Firpo, con impecables smoking, cuello palomita y moño negro. El cuarteto tenía el lucimiento no sólo al desgranar tangos de sus instrumentos, sino en la presentación y la seriedad de su interpretación. Pero era Navidad y Firpo recibió un comentario que el bullicio general, no coincidía con la solemnidad de la música. Tal vez habría que sumarse al festejo, desde el escenario poblando de pasajes alegres, las notas de los tangos. Cuenta Francisco García Jiménez: "En la noche navideña, Firpo y Arolas, por su parte, componían con repentista numen un tango en colaboración. De pronto, desde la prolongada vecindad de festejos del Pabellón de las Rosas, irrumpió el fragor multicolor de una rueda de pirotecnia". -¡Fuegos artificiales!... -exclamó Firpo, con alegría infantil (…) -¡Fuegos artificiales!... -repitió Arolas- lindo nombre para el tango. El tango ya tenía nombre y encajaba con las recomendaciones al cuarteto, "procurando responder a la polvorilla encendida que su nombre sugería -agrega García Jiménez, para concluir: "Y como si en la perduración llevase implícito el signo de un tiempo, ‘Fuegos artificiales' suena siempre en las orquestas con su ley de origen. El pianista rasga con su pulgar el teclado, los violines aguijan la cuerda prima, los bandoneones petardean y al abismal contrabajo caen, para morir, las estrellas de la cohetería chispera. ¡Y con qué gusto oímos la evocación de ese tiempo al que le daban compás un Firpo y Arolas!".
* ROBERTO FIRPO SEGÚN ENRIQUE CADÍCAMO - "El nombre de Roberto Firpo probaba la valía de su fama a través de ese ‘don' que poseía y de la didascalia tanguística que le enseñó la calle".
BIBLOGRAFIA CONSULTADA - Los Grandes del Tango - Fascículo 51 - "La historia del tango: sus autores" de Héctor y Luis Bates - Desgrabaciones de audiciones radiales y televisivas.
Si desea opinar sobre este articulo, envie un email- - - - - - - © Tango Reporter 1996-2018

Volver a TANGO Reporter.

Subscripciones / Indice / Números especiales /Tarifa de avisos / Notas de tapa / Tango Links/ TANGO Reporter Blog
Copyright © 1996-2018 Tango Reporter