Tapa Orquestas






Adquiera la colección completa de TANGO Reporter. Una verdadera enciclopedia del Tango.

Biografías, entrevistas, anécdotas, letras de tango. comentarios de discos, y mucho más, escritos por las mejores plumas del tango actual.


Desde Junio de 1996 hasta el presente. blanda)



Quedan muy pocas colecciones. Adquiérala antes que se agote

Para más información haga click aqui.

Tango Reporter, 8033 Sunset Blvd., #704, Los Angeles, CA 90046, USA
Para más información, envie un e-mail

No se pierda otras Notas de Tapa sobre Robert Duvall, Jose Luis Borges, Julio Cortazar, Astor Piazzolla, Rodolfo Valentino, Carlos Gardel y otras personaliades tanto argentinas como internacionales ligadas al Tango.
Tapa libro



Ya apareció!!! The TANGO in the United States (en inglés) por Carlos G. Groppa. La historia del Tango en los EE.UU. desde sus antecedentes en Argentina, Paris y Londres hasta la actualidad. Cubriendo bailarines, músicos y cantantes, hay capítulos dedicados a Fresedo, Cobián, Canaro, Gardel, Piazzolla y otras grandes figuras del tango argentino que actuaron durante largas temporadas en los EE.UU. Solicitelo en librerias o en amazon.com,

TANGO Reporter

8033 Sunset Blvd., #704

Los Angeles, CA 90046, USA

Tel.: 323/654-6268

TANGO Reporter
Tapa Nro 106
Las Academias de Arthur Murray
Por Carlos G. Groppa

Principal promotor del baile en los EE.UU. Las Academias de Arthur Murray Pionero en promover la enseñanza del baile anunciándose masivamente en periódicos, Arthur Murray fue además el creador de un método de aprendizaje de bailes por correspondencia.

El proceso de expansión del tango en los Estados Unidos comenzado en 1921 con el triunfo de Valentino en el cine mudo con su película "Los cuatro jinetes del Apocalipsis", se consolidó en 1924 cuando Arthur Murray inauguró su pequeña academia de baile en New York. En un momento en que éstas no abundaban. Murray la estableció en pleno Manhattan, 68th Street y Madison Avenue. No obstante dar lecciones personales y privadas, su actividad principal fue la venta de manuales de baile y clases de baile por correo.

Aprovechando el auge del baile de salón que se desató en esa década, Murray atrajo inmediatamente alumnos a su academia con una revolucionaria y casi agresiva campaña publicitaria. Promocionándolas en diarios locales, y luego en revistas de difusión nacional, sus novedosos e impactantes avisos pronto cambiaron el sistema de hacer propaganda. Los avisos anunciando su método de baile con el titular "Como me volví popular de la noche a la mañana", tuvieron una abrumadora respuesta. Los 37.000 pedidos hechos la primer semana lo obligaron a darle trabajo a 30 empleadas para atender la correspondencia. El atractivo enfoque y el simple vocabulario de sus avisos rápidamente fue copiado e imitado por agencias de publicidad. Además de promocionar las lecciones de baile, Murray prometía popularidad y confianza en sí mismo como complemento.

De esta manera, le aseguraba a los estudiantes poder alcanzar éxito social, no sólo por medio del baile. Viviesen donde viviesen, por más grande o pequeño que fuese su pueblo o ciudad, ellos podían ser populares. Curiosamente, Murray usó como modelos fotográficos para posar en sus avisos a una joven pareja de hermanos bailarines que recién comenzaban a destacarse en Broadway, Fred y Adele Astaire.

Al poco tiempo estas lecciones de baile por correo fueron sindicadas y como consecuencia publicadas nacionalmente por una gran cadena de periódicos.

Murray Teichman-Arthur Murray

Arthur Murray, ágil de movimientos, alto y ligeramente tímido, había nacido Murray Teichman en East Harlem, New York, el 4 de abril de 1895. Hijo de una pobre pareja de inmigrantes judeo-austríacos, comenzó su vida de trabajo vendiendo subscripciones para la revista "Mother's Magazine". No obstante no sentirse muy inclinado al baile, en un esfuerzo por vencer su timidez, se convirtió en bailarín social con la sola finalidad de conocer muchachas. Sus lugares preferidos para hacer conexiones -y practicar baile- fueron las bodas, generalmente de italianos y polacos por ser a las que invariablemente siempre concurrían más mujeres que hombres.

Para proteger su futuro, creyendo que el baile no era su fuerte, Murray decidió estudiar arquitectura. Pero en 1912, al ganar un concurso de valses en el "Grand Central Palace" de New York, renació su interés por el baile y solicitó un puesto de instructor. Así comenzó su carrera de bailarín profesional, ganando tres dólares por noche por un par de horas de trabajo. Luego abandonó la arquitectura y se empleó como instructor por tiempo completo en los estudios de baile de G. Hepburn Wilson, el primer maestro de baile en anunciarse ampliamente en periódicos ofreciendo más clases individuales que colectivas.

En esos años, la escena del baile, en cuanto a enseñanza se refiere, estaba dominada por la pareja Vernon e Irene Castle. Por lo que Murray, sintiendo la necesidad de pulir sus pasos, se enroló en su academia. Tuvo suerte. La cotizada pareja le enseñó personalmente a bailar "el gracioso y sensual tango de la Argentina", según manifiesta su esposa, Kathryn Murray, en su libro de memorias "My Husband" (1960). Brillante alumno, terminado el curso, Murray se convirtió, aunque por poco tiempo, en instructor de la "Castle House". Al separarse de ellos, dio clases de baile en distintas ciudades, hasta que en el verano de 1914 la Baronesa de Kuttleston, que lo conoció cuando trabajaba para los Castle, le propuso asociarse con ella para dar clases de baile en Asheville, North Caroline, durante la temporada de invierno. Murray aceptó inmediatamente. Fue idea de la Baronesa, dado que la guerra con Alemania parecia inminente, que cambiase su nombre Murray Teichman, que sonaba muy alemán, por el de Arthur Murray.

El negocio con la Baronesa prosperó. Su nombre atrajo a altas figuras de la sociedad. Al contacto con ellos, Murray fue puliendo no sólo sus pasos de baile sino también sus maneras sociales. Entre sus alumnos favoritos se encontraba la joven esposa de George Vanderbilt, Cornelia.

En ese momento, la Baronesa cobraba a los alumnos cinco dólares la hora, los cuales eran repartidos con Murray mitad y mitad. Hasta que Murray descubrió que ella le estaba engañando al cargarle a la Vanderbilt 15 dólares la hora y liquidándole a él sólo 2,50. Este hecho, sumado a que la Baronesa era afecta a la bebida, derivó en que él rompiese el trato con ella. Además, la administración del hotel, consciente de la inclinación alcohólica de la Baronesa, suprimió las clases de baile.

Murray, que ya había adquirido una gran suficiencia y desenvoltura, cinco años más tarde, en 1919 se estableció por cuenta propia con escuela de baile en el "Georgian Terrace Hotel", en ese entonces el principal hotel residencial de Atlanta, Georgia. Esta escuela de baile fue la primera de sus academias. A partir de 1938 establecería una cadena nacional de más de 72 academias, cobrando en ellas, dependiendo de la cantidad de alumnos, de 4 a 20 dólares por una hora de enseñanza.

Sus biógrafos, que tratan de pintar a Murray como un hombre emprendedor –típico ejemplo de "self-made-man"–, admiten que su real suceso le vino en 1924 cuando se estableció en New York. Rentando una pequeña pero bien ubicada oficina en la Fifth Avenue, organizó un rentable negocio de enseñanza por correspondencia. Era la explosión de la enseñanza por correo de cualquier cosa. Ayudado por una secretaria, atendía la abultada correspondencia debida a los avisos en revistas. Las lecciones, recopiladas en un manual de estudios de su creación, estaban ilustradas con diagramas de los pasos. Tan efectivo y exitoso fue su sistema que en la década de 1960 ya estaba siendo usado en más de 300 franquicias de los salones de baile "Arthur Murray Studio" abiertos a todo lo ancho de los EE.UU.. Estimativamente, por medio de estas lecciones aprendieron a bailar cerca de cinco millones de norteamericanos. Dada la demanda de lecciones, antes de la Segunda Guerra Mundial, además de los profesores de las academias, Murray armó ochenta equipos de instructores-bailarines que hacía rotar por cruceros y hoteles de veraneo para dar clases de baile.

Su fama de instructor de los miembros de la clase alta se acrecentó con los nombres de algunos de sus alumnos: Elizabeth Arden, Eleonor Roosevelt, John D. Rockefeller, Jr., el Duque de Windsor, Barbara Hutton, Cornelius Vanderbilt Whitney y de otras numerosas personalidades, todas aficionadas al tango. A estas personalidades sociales, se le sumaron los nombres más rutilantes de la colonia cinematográfica.

Radio y televisión

Asistido por su esposa Kathryn, Murray animó un programa de radio durante 20 años hasta la aparición de la televisión. ¿Cómo es posible enseñar a bailar por radio? Simple. Murray se las ingenió para explicar los pasos de baile con la misma claridad con que los actores de radioteatro le dan a entender al escucha que es de noche, que están bebiendo un vaso de whisky o van a subir una escalera.

Más tarde, la pantalla chica mantuvo su nombre vigente, desde julio de 1950 a setiembre de 1960, con la producción de su propio programa "The Arthur Murray Dance Party". Usando el slogan "¡Para poner un poco de alegría en su vida, trate de bailar!", el programa desfiló por los tres canales de televisión más importantes: ABC, CBS, y NBC. Compartiendo la animación con su esposa y los "Arthur Murray Dancers", Murray diseñó el programa primordialmente para atraer alumnos a su academia. Y lo logró. Un promedio de 2.000 alumnos se registraban por semana a partir de la salida al aire de cada programa. Tal fue su resultado que en una sola ciudad, Pittsburgh, cerca del 90 por ciento de la gente que se enroló en la academia mencionó haber visto el programa de televisión.

Habiendo comenzado con 15 minutos por CBS y luego prolongado a media hora al moverse tanto a ABC como más tarde a NBC, Murray mantuvo su programa sin grandes variaciones visuales o formato durante la década en que corrió. Mientras él enseñaba a bailar a los televidentes, su esposa, acompañada por prestigiosos invitados, ponía la parte amena del programa.

La introducción, a partir de 1957, de un concurso de baile semanal se convirtió en la gran atracción del programa. Lo novedoso de este segmento era la presentación de grandes figuras del mundo del espectáculo haciendo demostraciones de bailes, muchos de ellos de tango. Johnny Carson, Katherine Hepburn, David Niven, Ed Sullivan, Merv Griffin, Don Ameche y otros no sólo aparecieron en su programa bailando, sino que además tomaron lecciones privadas de baile para sus películas. Bob Hope, que participó en varias oportunidades, declaró en uno de ellos: "Yo acostumbraba a tomar clases de baile con Arthur Murray hasta que descubrí que era más divertido bailar con una chica".

Estos programas estuvieron musicalizados por el fácil ritmo de la "Arthur Murray Orchestra", orquesta que en 1959 grabó un LP estrictamente bailable con tangos, fox-trots y sambas. Como complemento del disco, dentro del sobre se adjuntaban las lecciones de baile correspondientes.

En 1961, con la aparición del "twist", el baile social y romántico comenzó a decaer. Con ello el rating del programa de Murray bajó dramáticamente, dando por terminado su ciclo. No obstante, el programa siguió repitiéndose nacionalmente por varios canales durante años con diferentes títulos, pero siempre incluyendo el nombre de Arthur Murray en él.

Un nuevo rumbo

En 1964, los Murray vendieron la empresa que, en ese momento, producía una ganancia anual de $5 millones de dólares. Bajo la dirección de Philip S. Masters y George B. Theiss, las academias comenzaron una nueva era del baile social en los EE.UU.. Juntos establecieron el "Touch Dancing", sistema que le dio importancia a los bailes de pareja abrazada, como el tango, la rumba y el fox-trot. Como atracción, incluyeron un curso de auténtico tango argentino. En la actualidad existen cerca de 200 estudios y franquicias de Arthur Murray International Inc., incluidos algunos en Canadá, Australia, Italia, Israel y otros países.

Arthur Murray, retirado del baile en 1983 después de sufrir un accidente durante un partido de tenis, falleció el 3 de marzo de 1991 en Diamond Head, Hawaii .

©Tango Reporter 2005

Si desea opinar sobre este articulo, envie un email.

###

Volver a TANGO Reporter.Subscribirse a TANGO Reporter.

Subscripciones / Indice / Números especiales /Tarifa de avisos / Notas de tapa / Diarios y Revistas de Argentina, Colombia, Ecuador y Uruguay / Tango Links/
Copyright © 1996-2004 Tango Reporter