Tapa 134






Adquiera la colección completa de TANGO Reporter. Una verdadera enciclopedia del Tango.

Biografías, entrevistas, anécdotas, letras de tango. comentarios de discos, y mucho más, escritos por las mejores plumas del tango actual.

Quedan muy pocas colecciones. Adquiérala antes que se agote

Para más información haga click aqui.

Tango Reporter, 8033 Sunset Blvd., #704, Los Angeles, CA 90046, USA
Para más información, envie un e-mail

No se pierda otras Notas de Tapa sobre Robert Duvall, Jose Luis Borges, Julio Cortazar, Astor Piazzolla, Rodolfo Valentino, Carlos Gardel y otras personaliades tanto argentinas como internacionales ligadas al Tango.
Tapa libro



Ya apareció!!! The TANGO in the United States (en inglés) por Carlos G. Groppa. La historia del Tango en los EE.UU. desde sus antecedentes en Argentina, Paris y Londres hasta la actualidad. Cubriendo bailarines, músicos y cantantes, hay capítulos dedicados a Fresedo, Cobián, Canaro, Gardel, Piazzolla y otras grandes figuras del tango argentino que actuaron durante largas temporadas en los EE.UU. Solicitelo en librerias o en amazon.com,

TANGO Reporter

8033 Sunset Blvd., #704

Los Angeles, CA 90046, USA

Tel.: 323/654-6268

Tapa 150TANGO Reporter --- Nro 150 - Noviembre 2008.
Aproximación a la poesía del Tango
Por Héctor Negro

La poesía del tango es un fenómeno cultural de múltiples y reveladoras aristas y en función de tal, un aporte a la cultura argentina, valorada también desde la perspectiva de lo popular.

El tango forma parte de ese patrimonio y su cancionero es un contundente testimonio de una poesía que merece ser conocida y exaltada.

El tango: Letras y letristas, poesía y poetas

Es indudable que el tango tuvo y tiene vulgares letristas y también valiosos poetas. Y que hay letristas que sin llegar a la condición de poetas, son excelentes autores de bellas canciones. De modo que la denominación de letrista no encierra ninguna intención peyorativa. Según José Gobello, "letra se llama en español, por lo menos desde el siglo XVII, a las palabras puestas en música, para que se canten, a diferencia de la música". Pues bien, esas palabras, esa "letra" puede estar bien o mal escrita; puede tener belleza, autenticidad, sentimiento y también en algunos casos poesía, por lo que hay letristas que alcanzan la condición de poetas.

Estas referencias nos llevan a adentrarnos en el territorio de lo que creemos es la "aventura literaria" del tango, sin considerar otra cosa que no sea la valoración de los méritos artísticos y la condición de transmisoras de sentimientos, sensaciones y contenidos de las letras cantadas. Y de tener en cuenta, no como único, pero sí como importante mérito, la capacidad de comunicación para con sus destinatarios, los hombres y mujeres del pueblo, cualquiera sea el nivel cultural y la preparación que tengan éstos, ya que eso es un requisito de la "canción popular", creada con ese inequívoco destino.

¿Cómo se llegó a forjar y a crear este valioso patrimonio?

Antes y después de Pascual Contursi

En la historia del tango cantado existen dos etapas bien diferenciadas: la llamada pre-contursia na (antes de Pascual Contursi) y la post-contursiana (el tango-canción). En la primera, el tango también se cantaba, pero en su mayoría era con letras improvisadas y transmitidas oralmente, de modo que sus versiones se iban modificando. Tenían mucho de procacidad, lo que les daba el secreto sabor de lo prohibido. Muchas sólo exhibían una pícara torpeza, jocosidad, alarde... Reflejaban el espíritu del compadrito y esa era su verdadera esencia, ya que el tango era un producto del compadrito. Su actitud hacia la mujer, la exhibición de dominio sobre ella, hasta el alardear de su explotación y el sostener con orgullo la condición de "cafishio", eran sus características salientes. Ángel Villoldo y el "viejo" Gobbi, fueron los principales exponentes que dieron a conocer letras de su autoría a partir de principios de siglo. Aunque Villoldo también aportó cierta condición de crónica de su tiempo, no exenta de cierta crítica social. Pero abundaba el tango del "peringundín", el de los ambientes "Iúmpelnes" y "canfinfleros".

Así, el terreno para el advenimiento del tango-canción se estaba preparando. El canto de los payadores urbanos y suburbanos, las “Milongas clásicas” de Almafuerte y la poesía de Evaristo Carriego, estaban abonando el suelo que originaría la nueva canción ciudadana.

Entre los precursores, además de Villoldo y el "viejo" Gobbi, es justo mencionar a Arturo Mathon, a José Arolas (hermano de Eduardo), a Juan Andrés Caruso, a Luis Roldán -que escribió muchas letras para cupletistas y tonadilleras- y al mismo Pascual Contursi, que ya entre 1914 y 1917, en Montevideo, escribía letras para tangos de Berto, Firpo, Aróstegui, Greco y Arolas, que él mismo cantaba.

Así llega Contursi a colocarle versos al tango de SamueJ Castriota, Lita, al que rebautiza Mi noche triste. Y con esta obra comienza otra historia: la epopeya del tango-canción.

La grabación de Carlos Gardel y el éxito teatral de la obra en la cual se canta Mi noche triste ("Los dientes del perro", de José González Castillo y Alberto Weisbach), señalan un momento clave para el cancionero de Buenos Aires.

Con la etapa del tango-canción, Gardel también inaugura el "período gardeliano" de las letras de tango, que abarca desde 1917 hasta 1935, o sea, desde el estreno y grabación de Mi noche triste hasta la inesperada desaparición del cantor.

En ese "período gardeliano", las letras de tango condensan virtualmente "todas" las letras de tango. Y todos los letristas importantes de ese período fueron cantados por Gardel. La excepción es, sin duda, Héctor Pedro Blomberg -que fue autor casi exclusivo del repertorio de Ignacio Corsini- y algunos de los que cantó Agustín Magaldi. Pero lo cierto es que la obra de los letristas y poetas cantados por Gardel permitiría reconstruir casi totalmente la historia de la poesía del tango hasta más acá de la década del 40, es decir hasta más acá de la desaparición física del cantor. Así lo demuestran los nombres de autores que fueron fundamentales en el repertorio de Gardel y que después de la tragedia de Medellín continuaron aportando sus obras, algunos hasta décadas después: Celedonio Flores, Enrique Cadícamo, Francisco García Jiménez, Enrique Discépolo, Homero Manzi, Mario Battistella, Cátulo Castillo, Enrique Dizeo y algunos otros.

En el repertorio de Gardel están presentes todas las propuestas de la poesía del tango. Su influencia estimuló a muchos poetas populares de la época a escribir para el tango.

Las letras de tango, "una posibilidad infinita"

Es importante reconocer que a través del tango se han expresado y expresan, grupos sociales e individuos que no han tenido o no tienen otra forma de hacerla. Que el tango ha sido y es un importante vehículo para todo tipo de necesidad de decir y cantar temáticas y contenidos que interpreten la vida y peripecias del hombre de la ciudad a través de insospechables posibilidades, ya demostradas por lo existente, y que se abren como apasionantes perspectivas para los actuales creadores.

Todo entra en el tango: lo sentimental, lo descriptivo, lo social, lo jocoso, las pasiones populares, lo hondamente confidencial, el desgarramiento más hondo. Como ayer se expresó a través de él el mundo del compadrito, el culto al coraje, la nostalgia por el paisaje y el barrio cambiado o perdido. Como puede expresarse en su canto la angustia existencial, lo inevitable del paso del tiempo y de la muerte, el amor a las cosas sencillas y cotidianas, los afectos perdurables. Y darse en el contenido de sus letras la contrapartida de la descripción del mundo del cabaret, el vicio y la farra, frente al drama del conventillo, al obrero sin trabajo, al que roba para alimentar a sus hijos o al que denuncia la miseria de un medio ambiente que no tuvo opor tunidad de elegir ni posibilidad de cambiar.

La exaltación de aquellos ejes del sentimiento del muchacho del barrio, que fueron la madrecita, la novia, la barra de amigos, ese mundo que los años desvanecen con las mutaciones que el tiempo produce. O lo que pueda rescatarse hoy de ese sentido de la vida.

Todo cabe en el tango y todo ha sido y sigue siendo cantado por sus versos en diferentes lenguajes y estilos. Desde el pintoresco lunfardo, pasando por las musas sentimentales influenciadas por el romanticismo, la denuncia de la crónica realista y testimonial (que exaltaron Celedonio Flores, Dante Linyera, Mario Battistella o el Marambio Catán de Acquaforte), la descarnada filosofía "discepoliana" que recorre desde la resignación y la desesperanza hasta la exhibición de los aspectos amorales y vergonzantes de una sociedad estructurada a contramano de lo más puro del ser humano. Y desde el lirismo popular, el sabor poético de la nostalgia y la pintura certera de Cátulo, Manzi o Cadícamo, hasta el "surrealismo" revelador de instancias impensadas de Homero Expósito.

En síntesis, un universo donde caben todas las voces, donde se abren todas las posibilidades, como para reafirmar aquello que alguna vez manifestó Leopoldo Marechal, de que "el tango es una posibilidad infinita".

Todo esto está presente en las letras de tango. Ese maravilloso mundo conmovido de generaciones de creadores que expresaron sus sentimientos y contaron sus historias y desvelos. Lo negro, lo blanco y lo gris.

Y si en algunos versos aparecen reflejados estilos de vida, filosofías, actitudes o cos tumbres desdeñables, necesario resulta aclarar que todo lo objetable ha tenido su origen en la propia realidad que lo inspiró, de la cual el tango ha sido y es un testimonio*

Extractado de “Buenos Aires Tango y lo Demás...”, 1995

Si desea opinar sobre este articulo, envie un email- - - - - - - ©Tango Reporter 2008

Volver a TANGO Reporter. - - - - - -Subscribirse a TANGO Reporter.

Subscripciones / Indice / Números especiales /Tarifa de avisos / Notas de tapa / Tango Links/ TANGO Reporter Blog
Copyright © 1996-2008 Tango Reporter