Tapa Orquestas






Adquiera la colección completa de TANGO Reporter. Una verdadera enciclopedia del Tango.

Biografías, entrevistas, anécdotas, letras de tango. comentarios de discos, y mucho más, escritos por las mejores plumas del tango actual.

Quedan muy pocas colecciones. Adquiérala antes que se agote

Para más información haga click aqui.

Tango Reporter, 8033 Sunset Blvd., #704, Los Angeles, CA 90046, USA
Para más información, envie un e-mail

No se pierda otras Notas de Tapa sobre Robert Duvall, Jose Luis Borges, Julio Cortazar, Astor Piazzolla, Rodolfo Valentino, Carlos Gardel y otras personaliades tanto argentinas como internacionales ligadas al Tango.
Tapa libro



Ya apareció!!! The TANGO in the United States (en inglés) por Carlos G. Groppa. La historia del Tango en los EE.UU. desde sus antecedentes en Argentina, Paris y Londres hasta la actualidad. Cubriendo bailarines, músicos y cantantes, hay capítulos dedicados a Fresedo, Cobián, Canaro, Gardel, Piazzolla y otras grandes figuras del tango argentino que actuaron durante largas temporadas en los EE.UU. Solicitelo en librerias o en amazon.com,

TANGO Reporter

8033 Sunset Blvd., #704

Los Angeles, CA 90046, USA

Tel.: 323/654-6268

TANGO Reporter
Tapa #110
Osvaldo Pugliese
Por Oscar Mármol

El 2 de Diciembre de 1905 nació Osvaldo Pedro Pugliese en el porteño barrio de Villa Crespo de Buenos Aires, en la calle Canning 392 (hoy Scalabrini Ortiz). Fue el tercero de tres hermanos de nombres Adolfo, Vicente, y Alberto. Su padre, Adolfo, trabajaba en una fábrica de calzados; su hermano mayor en el Correo, su otro hermano pintor de brocha gorda. Su querida madre, Aurelia Terragno, a cargo del hogar administraba lo mejor posible los magros ingresos logrados por los varones con muchos esfuerzos; eran épocas muy duras para la clase trabajadora. Osvaldito, se forjó en esa fragua de trabajadores que lo marcarían para toda la vida, y que a través de los años sentía orgullo al decir que él era un laburante, cuando sus admiradores le comenzaron a llamar "maestro".

No obstante, siendo muy joven aún y para colaborar en el hogar, ingresó en una imprenta como aprendiz de linotipista. Su padre era cortador de calzados, y llevaba la música en el alma. En sus ratos libres era flautista de un conjunto de la Guardia Vieja que se llamaba "Ni mas ni menos". Percibiendo el talento musical de su hijo Osvaldo, le regaló un violín para que se familiarice con este instrumento, quien cursó su escuela primaria en forma parcial, en el colegio de la calle Padilla 753.

Los muy buenos ejemplos que recibió de su hogar, hicieron que tuviera un trato fraternal con sus otros dos hermanos, y con todos aquellos que lo trataban. Cuando en el año 1920, al padre le comienzan a andar bien las cosas en la faz económica, abre una casa de música en la calle Córdoba 4417 ,allí Don Adolfo se convirtió en editor de piezas musicales, entre ellas de el tango Recuerdo de su hijo Osvaldo. Pugliese que llevaba la música en la sangre, apoyado por su madre y sus hermanos toma lecciones de música con un notable maestro, Vicente Scaramusa, que una vez completados los periodos de perfeccionamiento, lo somete a constantes estudios de contrapunto, armonía y composición. Osvaldo siente que tiene más afinidad por el piano y así se lo hace conocer a su padre. Don Adolfo, al comprobar la firme vocación de su hijo, y en el afán de estimularlo, con mucho sacrificio le compra un piano en $ 400 pesos, que eran toda una fortuna para la época. A los 14 años Osvaldo pasa a ser orientado musicalmente por el profesor Antonio E. D'Agostino, en el conservatorio Odeón de Vila Crespo.

Su debut profesional

Su debut musical se produce el 22 de Julio de 1923 en Radio Cultura, suplantando al pianista de la orquesta de la emisora, pero no exactamente para tocar tangos, sino música clásica. Strauss, Mendelssohn etc...y un solo de piano de Chopin. Su trayectoria en el tango En 1924 hace su ingreso en el Tango incorporándose al cuarteto del bandoneonista Enrique Pollet con Emilio Marciano y Luis Marischi en violines. Ese mismo año registra la obra que es su fundamento de compositor, el tango Recuerdo, que es estrenado por Marchiano y Pollet. Épocas muy duras en lo laboral, hacen que su padre se quede sin trabajo; comienza a corretear música y se convierte en editor, para paliar la situación, que se tornó agobiante en el hogar. Osvaldo, hijo ejemplar, para colaborar con su padre, le ofrece que publique a su nombre su tango, cosa que su padre hace.

Año 1925 - Pugliese se incorpora al sexteto de Paquita Bernardo, que era la mujer-bandoneón que tocaba en el café Iglesias. El sexteto lo conformaban ella al bandoneón, Osvaldo al piano, los violinistas eran Elvino Vardaro y Alcides Palavecino,la flauta de Miguel Leduca y el baterista Arturo Bernardo. Osvaldo cuando terminaba su actuación, se corría al Centro al café donde actuaba el sexteto de su admirado Julio De Caro, con los bandoneones de Mafia y Laurenz. Sabía el joven Osvaldo que esa era la cantera donde él podía nutrirse del conocimiento para seguir puliéndose en el difícil arte de interpretar el Tango. De Caro tuvo en Pugliese su mejor alumno, y con el tiempo lo demostró continuando con la llamada escuela Decareana. Su famosa obra Recuerdo fue un testimonio más de este notable pianista.

Su amigo Pollet le trasmitió a Laurenz esta pieza, y Pedro se la hace conocer a De Caro quien una vez que la evalúa, la incorpora a su repertorio y la graba en Diciembre de 1926,con la voz de su cantor Luis Díaz. El tango Recuerdo, que Osvaldo se lo dedicó a sus amigos seguidores, fue titulado originalmente Recuerdo a mis amigos. La letra pertenece a Eduardo Moreno y fue grabado en 1927 por la cancionista Rosita Montemar, también por la Típica Victor, con la voz de Roberto Díaz. La cancionista Carmen Duval la cantaba, pero no la grabó. Con los años, Jorge Maciel, uno de sus grandes cantores. la canta imprimiéndole un fraseo muy difícil de lograr, habiéndose constituido en un éxito entre el público. Además y en forma orquestal, la registraron para el disco, Ricardo Tanturi, Horacio Salgan, Julio De Caro y Aníbal Troilo.

Posteriormente Pugliese se presenta en la cancha de Villa Crespo, acompañado de Domingo Fallace en bandoneón y Alfredo Ferrito en violín, lugar de gente brava, donde las reyertas estaban a la orden del día. Sin embargo el joven Pugliese y su piano logra, cuando interpreta, que los compadritos le presten una atención respetuosa. La Cueva del Chancho o La Chancha, y otros café de barrios, fueron las universidades donde rendía examen el talentoso Osvaldo Pugliese, noche a noche, ante un público exigente que sabían lo que quería. Con el tiempo los aceptados en esos lugares adquirían el pasaporte para actuar en el Centro, donde, ante un público más exigente, darían los exámenes finales y algunos se consagrarían como los auténticos lideres del Tango. Para Osvaldo, que había pasado las pruebas y debido a su talento que ya había trascendido a todo el ambiente tanguero, lo motiva a emigrar hacia el Centro.

En 1926 se integra como pianista al sexteto de Pedro Mafia, con Alfredo De Franco como bandoneonista, Emilio Vardaro y Emilio Puglisi (violines) y Francisco De Franco (contrabajo). En el año 1929, Roberto Firpo decide dejar el piano para tomar la batuta y, en busca de su reemplazante, le propone a Osvaldo ocupar su lugar. Pugliese ya era conocido en el medio como un joven talentoso para ejecutar este instrumento. En ese mismo año de 1929, nace el sexteto Vardaro-Pugliese, completando el mismo, además de los nombrados, Alfredo De Franco, Eladio Blanco, Carlos Campanone y Alfredo Corleto.

En 1930, el sexteto se reforma y se integra con Pugliese al piano, Alfredo Gobbi como segundo violín acompañando a Vardaro, siendo sus bandoneonistas Aníbal Troilo y Miguel Jurado, Sebastián Adesso como contrabajista, y Luis Díaz como caantor. En el año 1933, Osvaldo, con apenas 28 años, decide independizarse y forma su primer conjunto con Jorge A. Fernández, Enrique Cantore, y Alfredo Gobbi. En 1934, Pugliese interviene como pianista en una orquesta inolvidable que dirigía Pedro Laurenz, acompañado como segundo y tercer bandoneón por Armando y Alejandro Blasco; José Nieso y Samuel Friedentahl en violines, y Vicente Sciarreta en contrabajo, tocaban con mucho éxito en los 36 Billares de Corrientes al 900. Posteriormente intervino en los conjuntos de Elvino Vardaro, Miguel Caló, y Daniel Alvarez.

En 1936, fugazmente toca con Eduardo (el Chon) Pereyra donde conoce a quien sería el primer cantor de su futura orquesta, Amadeo Mandarino. En el año 1939 y después de seguir batallando estos años en distintos conjuntos, sin bajar la guardia, llega para Osvaldo su hora más gloriosa.

Su etapa de oro

El 11 de Agosto a la una de la tarde en el Café El Nacional debuta con su propia orquesta compuesta de 9 miembros, piano, tres bandoneones, tres violines, un contrabajo y un cantor. La misma la integraban Pugliese (piano y dirección), Enrique Alessio , Osvaldo Ruggiero y Alberto Armengol (bandoneones), Enrique Camerano, Julio Carrasco y Jaime Tursky (violines), Aniceto Rossi (contrabajista) y Amadeo Mandarino (cantor), quien al poco tiempo es remplazado por Roberto Chanel. Este lugar, llamado en su momento La Catedral del Tango, fue donde abrevaban los porteños su sed de escuchar el tango interpretado por los grandes arquitectos de la música ciudadana.

La riqueza armónica y el colorido musical que tenía esta alineación de corte Decareano, sumado a las interpretaciones del compositor Agustín Bardi, le dieron un sello inconfundible que lo acompañaría a lo largo de su vasta carrera. Fue tal el éxito que logró, que durante dos años actuó en distintos horarios, hasta llegar al mejor, el nocturno de 8 a 12 de la noche. Integraron fugazmente como cantores, acompañando a Chanel, Augusto Gauthier y Alberto Lago. Osvaldo no olvidaba los café de barrio donde el había hecho sus primeros pasos, y es por eso que desde 1939 hasta el año 1943 toca en el Argentino de Chacarita. Para esos tiempos era bastante común que los músicos rotaran a otras orquestas. Es por eso que al irse Armengol, se incorpora el bandoneonista Esteban Gilardi, y a la fila de violines, Oscar Luis (Cacho) Herrero.

En 1945 la orquesta sufre nuevos cambios, unos emigran otros ingresan. En bandoneones se incorporan Jorge Caldara y Oscar Castagnaro, emigra Alessio, y se suma como cantor un joven de nacionalidad italiana, con muy buena pinta y un color de voz rica en matices que cautivó inmediatamente a los seguidores del maestro, y al porteño en general. Ese muchacho era Alberto Morán. (años l945 a 1954). Para esos años Pugliese que siempre tuvo un punto de vista político que era contrario al impuesto desde el Gobierno (1945 a 1955), fue sometido al escarnio y llevado a la cárcel, por no compartir las mismas ideas. Quienes conocieron al maestro, que no era un activista, sino que simplemente expresaba, cuando las circunstancias lo permitían, sus pensamientos, no podían entender la humillación a la que lo sometían los funcionarios fanáticos de turno.

En 1973, siendo Perón nuevamente presidente, en oportunidad de una función de Tango en su homenaje, realizada en la Quinta Presidencial, éste se le acercó y le pidió que lo perdonara por los atropellos del que había sido víctima en el pasado, el maestro simplemente y con esa bondad que lo caracterizaba, le contestó: "no se preocupe, no llevó cuenta del daño".

Sus cantores

En 1949 se va de la orquesta Roberto Chanel para incorporarse a la de Florindo Sassone, y es remplazado por Jorge Vidal quien permanece hasta fines de 1950, e ingresa Juan Carlos Cobos (1953-1954);sigue Carlos Olmedo (1954), Miguel Montero (1954-1958), Jorge Maciel (1954-1968),Ricardo Medina (1959) que actuó solamente dos meses, Carlos Guido, (1959), Alfredo Belusi ,quien acompañó a Maciel, y desde 1964 hasta la etapa final, Abel Córdoba. En 1982 incorpora al juvenil Adrián Guida quien secunda a Abel Córdoba, lamentablemente una enfermedad imprevista causó su fallecimiento.

Embajador cultural

El 10 de Agosto de 1959, Osvaldo logra un contrato para actuar en la Unión Soviética y la China Continental. Viaja con sus músicos, sus cantores y un glosador-presentador. Acompañaron a Pugliese en esta gira los fueyes de Ruggiero, Lavallen, Plaza, y Spitalnik; Cacho Herrero, Carrasco, Balcarce y Bajour en violines; Fanelli en cello, Aniceto Rossi en contrabajo, los cantores Jorge Maciel y Carlos Guido, y Luis Mela como glosador. Cuando el negro Mela presentaba la orquesta, lo hacía con una glosa que servía de introducción a la actuación, "Cuatro fueyes en hilera, cinco violines al fondo...." Al mismo tiempo la orquesta atacaba con Recuerdo y se producía entre el público presente una conmoción que provocaba miles de aplausos. Este periplo duró más de cuatro meses. El 30 de Diciembre de 1959 retornó a Buenos Aires satisfecho de la labor cumplida por el muy buen recibimiento que les brindaron esos pueblos lejanos .

El 2 de Agosto de 1965, inicia su segunda gira, en esta oportunidad al Japón. En principio lo habían contratado para 45 recitales, pero debido al recibimiento y al calor brindado por el público japonés, brindó 135 actuaciones en total. En esta oportunidad la delegación la compuso, el propio Osvaldo, Ruggiero, Lavallen, Plaza, Penón, Herrero, Carrasco, Balcarce, Alcides Rossi, Enrique Lanó, Norberto Bernasconi, y los cantores Jorge Maciel y Abel Córdoba. Pasaron catorce años, desde esa gira al Japón, y en 1979, vuelve el gran maestro al país oriental, donde el público le renovó su admiración y cariño y en esta oportunidad permaneció por 3 meses. Ese mismo año actúan en Los Angeles donde permanecen desde el 19 de mayo hasta el 27 del mismo mes, en esta oportunidad con Arturo Penón, Daniel Binelli, Alejandro Prevignano, y Roberto Alvarez, como bandoneones; en violines Osvaldo Montverde, Raul "Fino" Domínguez y Hermes Peressini (hijo); Merei Brain en viola, Amilcar Tolosa en contrabajo, y el cantor Abel Córdoba.

Su hija: La Beba

El 11 de Diciembre de 1977 en el Abasto, se presentó por primera vez tocando el piano, su hija Lucila Delma (La Beba) interpretando el tango Que noche, de uno de los ídolos de su padre, Don Agustín Bardi. Esta joven que traía en sus venas los genes paternos, tuvo en su tía Adela Florio, su profesora que le enseño teoría y solfeo. Se fue perfeccionando con otros maestros y se recibió de Profesora de Piano. Continuó estudiando bajo la atenta mirada del gran maestro Vicente Scaramuzza. Hoy al frente de su sexteto es continuadora de la obra de su padre.

Pugliese al Colón

El 24 de Diciembre de 1980 Osvaldo había ya cumplido 80 años, y por gestión de sus amigos, sus admiradores, le organizan un justiciero homenaje en el Teatro Colón. Más de 3500 personas asistieron a este acto, siendo presentado por Luis Brandoni y Héctor Larrea. Los que asistimos a este recital jamás olvidaremos cuando invitado por Larrea, Osvaldo dirigió una palabras muy sentidas al público asistente. Fue emocionarse hasta las lágrimas cuando con la voz quebrada Osvaldo tuvo palabras de hondo sentimiento y profundo amor de hijo al recordar que cuando era muy chico y el practicaba en el piano en su casa, su madre lo estimulaba diciéndole; "Al Colón...Al Colón...". Después de tantos años se había cumplido el deseo de su madre, y él pudo cumplir con esa asignatura pendiente. El final de la actuación fue la interpretación de La Yumba tocada por todos los músicos que habían pasado por su orquesta.

Ciudadano ilustre

En 1986 el Concejo Deliberante de la Ciudad lo nombró Ciudadano Ilustre, reconocimiento de Buenos Aires a uno de sus más grandes interpretes de la música ciudadana. Los que asistieron a este acto le gritaban; "bien maestro..." y el en toda su humildad respondía, "maestro ciruela... yo soy un laburante del tango...". En 1990 recibió el título de Académico Honorario de la Academia Nacional del Tango. El 25 de Julio de 1995 el corazón de Don Osvaldo dijo basta. Buenos Aires lloraba a ese ser modesto, que toda su vida mantuvo una línea de conducta de humildad, que le valieron el reconocimiento de todos los que aman la mejor música del mundo, el Tango

Si desea opinar sobre este articulo, envie un email- - - - - - - ©Tango Reporter 2005

Volver a TANGO Reporter. - - - - - -Subscribirse a TANGO Reporter.

Subscripciones / Indice / Números especiales /Tarifa de avisos / Notas de tapa / Tango Links/
Copyright © 1996-2005 Tango Reporter